MENU
ADRIAN-BIDAIDEAK

Adrián Yáñez, el hombre de moda con varios frentes abiertos

El coach bilbaíno que la pasada temporada se proclamase campeón de liga haciendo historia con el Bidaideak BSR suma ahora a su mochila la responsabilidad del puesto de ayudante en la selección femenina absoluta de silla de ruedas. Además, no ha cesado en su trabajo con las selecciones bizkainas, y encara la fase final de la preparación del campeonato con unas infantiles que le sacan muchas sonrisas. Hablamos con Adrián Yáñez, el hombre de moda que tiene muchos frentes abiertos, y que además se encuentra en mitad del huracán que ha generado que el Bidaideak contratase a Nilofar Bayat y a su marido, la pareja de afganos que huía de su casa en Kabul.

Recibíamos la semana pasada con sorpresa y agrado la noticia de tu nombramiento como ayudante de la selección nacional de silla de ruedas femenina. Qué alegría, ¿no?

La llamada recibida la pasada semana desde la Federación para el cargo de seleccionador nacional es todo un orgullo para mí, ya que es el sueño de todo entrenador poder llevar a cabo este reto. Hacerlo después de solo un año en la disciplina del deporte adaptado supone una gran motivación por la posibilidad de dentro de unos meses disputar un Europeo y ojalá lograr plaza para el mundial que se disputará en Abu Dhabi en 2022.

Es una experiencia seminueva para ti, porque en el ámbito de selecciones ya llevas varias temporadas al mando de varios grupos de distintas categorías aquí en Bizkaia. ¿Qué sensaciones tienes ya en la fase final de la preparación del equipo infantil femenino que comandas este año?

Sí, la verdad es que cuando tienes un sinfín de cosas por trabajar siempre intentas sacar un hueco para poder, si la Federación nos lo permite, colaborar con las distintas categorías de formación de Bizkaia. Tanto para mí como para mi cuerpo técnico es un sentimiento de alegría, y domingo a domingo nos sacan una sonrisa. Ya tenemos en el horizonte el puente del 1 de noviembre, en el que disputaremos el Campeonato Territorial, pero antes tenemos este fin de semana el Torneo de Portugalete que organiza junto con Oribeltza la Federación. La verdad es que las caras de ilusión que tienen las chicas dicen mucho del trabajo que estamos haciendo, y siempre comentamos que merece la pena el esfuerzo por ello.

Cobra especial importancia en todo tu trabajo la gestión de grupo constante en la que has de trabajar con tantos frentes abiertos. ¿Cómo llevas esa situación en la que las personas que tienes delante siempre esperan lo máximo?

La clave de todo es la gestión de las personas y es fundamental marcar la diferencia con pequeños detalles. En este caso, hablamos de niñas de doce y trece años, y me parece super característico los ojos con los que nos miran y que llegue el domingo a entrenar y me digan que han visto por YouTube a mi equipo, por ejemplo. Hay muchos factores externos, llevan dos años sin competir, y para ellas el domingo es un día muy especial y más si cabe lo será dentro de dos semanas cuando viajemos a Lezo. Siempre subrayo que lo importante de todo esto es que dentro de un tiempo nos podamos ver por la calle y nos demos un abrazo.

¿Cómo gestionas el cambio constante y la adaptación desde el baloncesto convencional al basket en silla de ruedas y viceversa?

Siendo muy metódico. Aunque lleve una dedicación alta procedente del equipo de Bidaideak, lo que siempre he intentado es continuar formándome, viendo baloncesto de todos los tipos. Es importante que las chicas sean conscientes y observen detalles que les van a hacer mucho mejores jugadoras y que finalmente van a mejorar como colectivo. Sí que es cierto que a veces tiene sus inconvenientes, como este pasado sábado en el que llegamos el sábado de madrugada después de jugar en Las Rozas, y en menos de doce horas tenía que estar en La Salle con la selección para entrenar. Además tengo la rutina de siempre quedar antes del entrenamiento con el cuerpo técnico, y ellos siempre me ayudan y me complementan. Siempre vamos a ver muchos partidos y hablamos con los entrenadores, para que ellas sean conscientes de que se realiza un seguimiento importante sobre ellas.

Nos metemos ya con la temporada que comienza ahora y tu equipo del Bidaideak BSR. Es muy importante que ahora mismo ejercéis de referencia como grupo de ganadores y os encontráis en la cúspide de la pirámide. Además, con muchos jugadores bizkainos en las filas que muestran que también existe el camino profesional en esta disciplina.

No somos realmente conscientes, hasta que nos metemos de lleno en el mundillo, que tenemos en Txurdinaga no solo varios de los mejores jugadores nacionales sino de nuestro continente. Hay cinco jugadores de Bilbao que tienen en su palmarés un cuarto puesto en una paralimpiada, y en Río fueron medalla de plata. Es una de las claves tener a esos jugadores y en general el grupo que manejamos; una persona que llega de fuera, como me pasó a mí, puede sentir que todos saben más que él del deporte, pero con una buena gestión llegar al final del camino es posible. El presidente ha comentado más de una vez que ha habido plantillas más competitivas pero los resultados han llegado este año, y creemos que ha sido siempre por la insistencia de ser uno mismo. De ahí en adelante, los resultados siempre te ponen en tu sitio.

Para esta próxima campaña mantenéis el bloque que el año pasado lograse los grandes éxitos y os habéis reforzado en las posiciones en las que habéis sufrido bajas. ¿Cómo es el róster de Bidaideak en esta 21-22?

Una de las cosas “malas” de hacer una buena temporada es que los clubes más importantes de Europa tocan a los jugadores de tu plantilla. Hemos tenido dos bajas de jugadores que se han marchado a Alemania, a formar parte de los equipos que han disputado la final de la Copa de Europa la pasada temporada. Otro de ellos se ha marchado a Extremadura a un conjunto con grandes aspiraciones. Nosotros seguimos teniendo el mismo objetivo, somos conscientes de haber hecho historia y entendemos que son condiciones cuya repetición se antoja complicada en bastantes temporadas. Tenemos que llevar el nombre de Bilbao allá donde juguemos y ser competitivos siempre, y hay que destacar la labor del club en este sentido fuera de la pista. Hemos incorporado a James MacSorley y Alberto Esteche, que nos van a dar minutos de calidad y buenas rotaciones para seguir siendo competitivos. También tenemos como novedades a la pareja de jugadores afganos, Nilofal y Ramish, y a Mariana Pérez.

Hablamos precisamente de la pareja afgana y ese gesto que todos hemos aplaudido desde todas las perspectivas posibles. ¿Cómo gestionas, dentro del grupo y sobre todo en los primeros días, el foco de atención que han generado estas dos personas?

Mentiría si dijese que no me ha trastocado. Se trata de una pareja que ha llenado cinco portadas de periódico en las últimas dos semanas, como quedó patente en el partido que disputamos hace dos semanas en Amurrio ante Zuzenak. Es muy complicado, porque no se habla de otra cosa, pero ellos ya se han asentado en la ciudad y ya creo que son conscientes de todo. Tenemos que ir poco a poco, siendo conscientes de la repercusión y constantes en el trabajo, y en cuanto empiece la temporada creo que este boom frenará y volveremos al escenario anterior. Ellos son dos jugadores muy inteligentes y vienen a aportar deportivamente al equipo, no solo en el aspecto humano. Tuvieron que venir con lo puesto, pero creo que a finales del año y en cuanto se arregle también el aspecto burocrático, serán ya miembros al cien por cien de la primera plantilla.

Habéis comenzado la liga de nuevo venciendo en Las Rozas y vuestro siguiente compromiso os enfrentará al UCAM Murcia en Txurdinaga, con la vuelta de vuestra afición a las gradas. ¿Cuánto les habéis echado de menos?

Si tenemos que poner un pero a la temporada pasada es no haber podido disfrutar de lo hecho con la afición. Es una pena que no hayan podido tener un reconocimiento social y personalmente me da mucha pena. Lo que está por venir es simplemente un sueño, porque estos deportistas vienen de ganar una liga, algunos de quedar cuartos en Tokyo, van a jugar un Europeo… Queremos ver a la gente y poder celebrar una victoria con ellos, visto además que el año pasado lo ganamos todo como locales. Es un buen horario el sábado a la tarde para poder celebrar la segunda victoria consecutiva y volver a Txurdinaga.