MENU
BIDAIDEAK-BSR-TXEMA

Txema Alonso: “Se trata de la culminación de un proyecto en el que llevábamos años trabajando”

En la semana posterior a la gran alegría, hablamos con el presidente del Bidaideak BSR Txema Alonso, que valora la hazaña del equipo que se ha proclamado campeón de liga. Con el presidente, exultante, hablamos de las dificultades de la campaña, de la adaptación de Adrián Yáñez y de lo extraordinario del capitán Asier García, sin olvidarnos de que aún queda por delante una Copa del Rey en la que se puede poner una guinda hace un tiempo inimaginable al más grande de los pasteles.

¡Vaya alegría la del pasado fin de semana! Posiblemente en una situación que casi no podía ni soñarse…

Realmente sí. Sin perder respeto a todo el que lo ha pasado mal por el virus, me viene rápidamente a la memoria un amigo como José Manuel Cortizas, por ejemplo… podemos decir que estamos exultantes de alegría. Se trata de la culminación de un proyecto en el que llevábamos unos años trabajando y precisamente lo hemos conseguido durante la campaña en la que más hemos echado de menos a nuestra afición.

Nos remontamos al principio de la temporada. Apostabais por Adrián Yáñez en los banquillos, un entrenador sin experiencia en el basket en silla de ruedas. Y la apuesta ha salido redonda, ¿no?

Nosotros necesitábamos una persona también con la capacidad de construir un equipo, a pesar de que pudiese tener lagunas en las especificidades de la disciplina. Ha solventado con un sobresaliente la adaptación al baloncesto en silla de ruedas y nos ha aportado todo su conocimiento. Creo que gran parte del éxito viene de que hemos sido un equipo, no un sumatorio de individualidades, y en eso Adrián tiene una gran responsabilidad.

El equipo se mostró muy sólido desde el inicio, prácticamente saltándose el período de adaptación del técnico y de los nuevos jugadores. ¿Cómo fue la sensación de apreciar que el equipo funcionaba desde el principio?

Lógicamente, no puedes ganar la liga si no eres regular, y lo hemos sido desde el principio. Pero para hablar del inicio me gustaría encuadrarlo en contexto COVID… Creo que era inesperado que los doce equipos que componíamos la División de Honor tuviésemos el arrojo de querer competir y de que la liga se disputase, y a mí me parece que es algo que hay que reflejar. Todo el colectivo de personas con discapacidad y la federación de este deporte ha querido mantener la liga con la explicación de que todos somos personas que hemos superado otras grandes adversidades. Quiero señalar que todos los equipos que han participado para mí tienen la consideración de ganadores. En el aspecto deportivo, es cierto que la regularidad es la clave de nuestro éxito, porque hemos sabido competir desde el principio en el límite de nuestra capacidad.

Bidaideak es un club que siempre se ha caracterizado por el gran apoyo de la afición. ¿Qué tal lo habéis pasado sin ellos?

Es que Txurdinaga es una bombonera… Las peñas nos animan continuamente y hacen fácil aquellos momentos en los que las fuerzas decaen. Se nos ha hecho extraño, porque a veces nos mirábamos unos a otros y se nos hacía raro que no hubiese sonido. No es lo mismo. Les hemos echado mucho en falta, porque son de los de verdad, de los que están siempre, a las duras y a las maduras. Ellos nos animaron desde nuestros inicios.

Estamos mirando cómo ponernos en contacto con ellos para celebrar el título, porque no va a terminar la campaña sin que lo hagamos. Nosotros vamos a hacer un partido para ellos seguro, y queremos dedicarles el éxito más importante de la vida de este club, porque ellos han deseado mucho ver a su equipo campeón. No sé cómo será, pero lo vamos a hacer. Es una afición muy cercana, que nos espera siempre a la salida del polideportivo, y con lazos cuasifamiliares.

En este sentido, también habrá supuesto un lastre la cuestión económica.

Hemos seguido teniendo el apoyo de nuestros asociados, pero quizás potenciales apoyos que creíamos que captaríamos en el mundo empresarial se nos han caído, y eso nos ha hecho tambalear en algunos momentos. Pero también tengo que decir que los que vivimos siempre ajustados somos los que menos sufrimos cuando vienen mal dadas. No ha sido lo más trascendente; los viajes sí han sido complicados, no pudiendo viajar bien y pagando precios en los viajes a los que no estábamos acostumbrados… Hemos tenido que pagar una fortuna, por ejemplo, en el viaje a la Champions. Y además están todos los controles que hemos tenido que hacer en concepto de antígenos…

¿Qué supuso certificar el triunfo de la manera que se hizo el pasado sábado?

He de decir que normalmente soy muy respetuoso con los que pierden, y en lo personal he vivido muchos tiempos de derrota, con lo que no me gusta enfatizar mucho la victoria. En todo caso tengo que decir que, en casa del archicampeón Ilunion, que lo es casi todo en el baloncesto estatal, ganar el quince de mayo, que es el día del patrón de la comunidad de Madrid fue una pasada. Reconozco que lo disfruté, porque creo que si hay un escenario donde uno se merece ganar una competición es precisamente en casa de aquel más galardonado. Es un hito para el baloncesto en silla vasco y bizkaino.

BIDAIDEAK-BSR-CELEBRA

Lo que no cambia es Asier García. El capitán nunca se para.

Es el mejor jugador de Europa con diferencia, y si alguien tiene capacidad de liderar un equipo es él. Además del partido que hizo el otro día estadísticamente, se echó el equipo a la espalda diciendo que había que ganar ese partido. Es un jugador que podría jugar en cualquier equipo del mundo, pero, al menos desde hace ocho años que yo entré aquí, siempre ha intentado que ganásemos. Se vino a capitanear un proyecto que podía crecer y lo hemos hecho en gran parte gracias a él. Tiene baloncesto en la cabeza en todos sus ángulos y lo vemos cada día, además de su espíritu, carácter y el sentimiento de pertenencia en Bilbao. Tenemos la suerte de tener un fenómeno y uno de los mejores deportistas bizkainos de todos los tiempos en nuestro equipo. Y además es uno de los más laureados.

Además del triunfo de la liga, el equipo ha quedado cuarto en la Champions y aún está por jugarse la Copa del Rey.

Es que realmente somos un equipo modesto, con posiblemente cuatro o cinco veces menos de presupuesto que nuestros rivales en la Champions en Alemania. Es increíble que nos hayamos podido sentar a la mesa de los mejores, y se trata de algo difícilmente imaginable hace un tiempo. Además de todos los logros deportivos, lo que más me alegra es el respeto y el “temor” con el que hemos sido recibidos allá donde hemos ido. Verdaderamente, tanto en España como en Europa, todos se sienten aliviados de no enfrentarse a nosotros. Somos modestos pero lo ponemos difícil y es una satisfacción esa sensación de que llevamos el nombre de Bilbao y se nos respeta.