MENU
EBA-STZI BINGEN

Cierre perfecto de campaña del Santurtzi en EBA y el Bidaideak BSR cedió en las semis europeas y acabó cuarto

Otra categoría que finiquita la temporada, la liga EBA. Si la semana pasada el Tabirako Baqué puso fin a la competición, este fin de semana ha sido el Santurtzi el que ha cerrado el ejercicio 20/21. Los morados vencieron al Ardoi por 84 a 55 y se han alzado hasta el tercer puesto. POr su parte, el Bidaideak Bilbao BSR afrontaba este fin de semana la fase final de la Champions Cup, el triunfo en cuartos ante el AMIAB  por 77 a 79 pero en semifinales no pudieron con el Thuringia Bulls (63-85). Los de Adrián Yáñez acabaron cuartos.

SANTURTZI 84 – MEGACALZADO ARDOI 55

Santurtzi buscaba en su último compromiso acabar con buenas sensaciones un gran sprint final de la temporada y así lo hizo. Los marineros dominaron desde el inicio el encuentro ante Megacalzado Ardoi para llevarse la victoria y la tercera plaza en la tabla clasificatoria por 84-55. Bingen Pérez y Mark Hetor fueron los dos jugadores más destacados de un cuadro local que cerró con ambición, compromiso y buen juego una temporada para todos complicada que ha acabado con final feliz.

Otra vez más comenzó muy bien Santurtzi para acumular renta desde el primer momento. En esta ocasión fueron Mark Hetor e Imanol Artiñano los que castigaron al conjunto navarro desde el primer instante, estableciendo pronto las primeras rentas. Por Ardoi, Uriz comenzó el encuentro inspirado y Zabaleta anotaba en la pintura. No obstante, Santurtzi siguió estirando la renta, en esta ocasión mediante las asistencias de Juanchi Orellano y la entrada de Bingen Pérez, que revolucionó el encuentro. Al final del primer asalto, Santurtzi mandaba por 23-13. Las rotaciones marineras mantuvieron el nivel, comandadas por la batuta de Pérez que continuaba muy intenso y activo. Ardoi, mediante los lanzamientos de Urtasun y la dupla Zabaleta – Savitski en la pintura se acercó por momentos, pero en los últimos compases Juanchi Orellano anotó seis puntos consecutivos para ampliar hasta los quince la renta marinera. ‘Pope’ Urtasun cerró la primera mitad con un gran lanzamiento y con el resultado de 45-34.

Ardoi expresó en la reanudación que quería pelear la victoria, y logró colocarse a siete puntos, pero Santurtzi se mostró en todo momento dueño y señor del encuentro. Artiñano continuó castigando en la pintura y Betolaza se hacía importante dándole mucho ritmo al encuentro. Nuevamente Bingen Pérez, Mikel Losada y Moha dieron un paso adelante a nivel defensivo que ayudó a que Santurtzi volviese a abrir brecha en mitad de un momento de inspiración de Mark Hetor (57-41 al final del primer período). Una buena salida de los morados fue contrarrestada por el acierto exterior de Ainatu, pero Santurtzi no paraba de anotar. Artiñano volvió a castigar, Markel Calvo anotó una canasta más adicional y los locales prosiguieron ambiciosos por cerrar en condiciones una buena campaña del equipo. Bingen Pérez terminó muy inspirado y estuvo constantemente apoyado por Hetor, que anotó desde todas las posiciones. Precisamente un último triple de Pérez bajó el telón de la Liga EBA 20-21 en el Mikel Trueba, con el resultado final de 84-55 que hace que Santurtzi finalice en la tercera posición de la tabla clasificatoria.

BIDAIDEAK BILBAO BSR 63 – THURINGIA BULLS 85

El pasado viernes, el Bidaideak hizo historia. Se clasificó para las semifinales de la Champions Cup que se ha disputado en el Rittal Arena de la ciudad alemana de Wetzlar al derrotar al AMIAB en la prórroga por 77-79.

CHAMPIONS-BIDAIDEAK-CUARTOS

En el paso previo a la final tocaba medirse al actual campeón de la competición, el Thuringia Bulls. Salió a cancha el Bidaideak consciente de que ya había llegado a la meta con la que saliera de Loiu el pasado jueves, y que el poder estar disputando una plaza de pódium ante los Thuringia Bulls ya era en si mismo una autentica medalla. Y lo hizo consciente tanto de la calidad que atesora el actual campeón de la Champions como de sus posibilidades para ponerle en aprietos. Por entrega, desde luego no iba a desequilibrarse el encuentro. Y gracias a ella, durante los 20 primeros minutos, el partido no tuvo dueño alguno. Bidaideak, durante ese tiempo, supo hacer frente con sus recursos a un Thuringia que, desde el primero momento, demostró que quería optar a defender el título de campeón de Europa de este deporte. Los bilbaínos supieron llevar el mando del encuentro durante el primer cuarto, y sorprender a los alemanes a golpe de ritmo, acierto e intensidad. Incluso hasta el minuto 18 fueron capaces de hacer dudar al entrenador teutón, Michael Engel sobre la forma de atajar el juego creativo de los de Adrián Yañez que, sobre la cancha, parecían ser ellos los que acudían al Tittal Arena con un bagaje internacional de envidia. Pero bastaron 2 minutos de inspiración de sus dos grandes referencias -Halouski y Vahid- para que el marcador se estirara a su favor desde un 35 a 35 al 35 a 42 al que se llegó al descanso. Dos minutos de sequía absoluta de los bilbaínos hacían que los Bulls se fueran con ventaja al vestuario, pero, sobre todo, que vieran como hacer daño a la propuesta de juego bizkaina.

Tras la reanudación, cargaron responsabilidad en el juego versátil de sus dos figuras que fue suficiente para ir agrandando la herida en el luminoso. A sus centímetros trataban de hacer frente los pivots bilbaínos con los suyos, pero la movilidad y el ritmo que fueron capaces de imponer a sus acciones, no tenía parangón en los de negro que se vieron incapaces de contrarrestarles. Aún así, hasta el minuto 30, el luminoso dejaba alguna opción al Bidaideak porque los doce puntos de renta de los alemanes, no parecía que fueran definitivos para el designio final del encuentro.

Sin embargo, aunque una y otra vez intentaron romper la eficaz defensa de los de Thuringia, lo cierto es que la presión del marcador, la precipitación a la que obligaba el mismo y, todo hay que decirlo, el bajón físico que algunos jugadores sintieron tras el esfuerzo del encuentro del día anterior -que recordemos, precisó de una prórroga para dilucidarse- no sólo impidió que las distancias se redujeran, sino muy al contrario, se fueran agrandando hasta señalar un diferencial que, también hay que decirlo, no estuvo en consonancia con lo que se vio a lo largo del encuentro.

En la lucha por el tercer puesto el Bidaideak cedió ante el Ilunion por 71 a 95 en un choque dominado por los madrileños.

BSR-CUARTOS-CHAMPIONS