MENU
NAIA-COPA-MUNDO

Naia Fernández: “Me siento muy afortunada de todas las experiencias que he vivido gracias al baloncesto”

Naia Fernández ejerce en la actualidad de jefa de prensa de la Federación Vizcaína de Baloncesto entre otras cosas, pero lleva en su mochila una larga lista de experiencias desde tres perspectivas muy diferentes: como entrenadora, jugadora y periodista. Ella es frecuentemente la encargada de hacer las preguntas, pero ahora le toca responder a ellas.

Naia, ya llevas un tiempo como jefa de prensa de la FViB…

Eso es, desde 2011. Ibon Landa y yo hicimos el camino inverso. Tras un torneo en el que coincidimos, él entró en la FEB y yo, que venía de allí, tomé el camino contrario para comenzar a trabajar aquí.

¿En qué momento llegaste al mundo del basket?

Pues comencé bastante tarde para lo que ahora concebimos como normal. Mi primer contacto fue en categoría preinfantil, e hicimos presión en el colegio para que nos pusiesen unas canastas y pudiésemos jugar. Durante un año lo compatibilicé, también compitiendo, con el fútbol, cosa que no sé si en su día sería muy legal… (risas) Después lo cierto es que tuve suerte, ya que me fichó el Kaixo, el equipo que por aquel entonces aglutinaba el talento del basket bizkaino femenino.

¿Cómo fue la etapa en el Kaixo?

Tengo que decir que me siento muy afortunada. Ese primer año en sus filas, en categoría infantil, fuimos terceras de España en un Campeonato que se disputó en el polideportivo de Deusto, a la vez que Pozokoetxe, un colegio de Basauri, salió campeón del torneo. El valor que tuvo fue descomunal porque, además, por aquel entonces a los campeonatos solo iban ocho equipos. La siguiente temporada esos dos equipos se fusionaron, y en Cadete de segundo años quedamos segundas de España. Después, ese mismo grupo, en Junior repetimos el éxito de quedar subcampeonas de España.

naia-kaixo

Una etapa maravillosa con esas experiencias…

No sé si yo valoraba todo lo bueno que me sucedió, porque fue llegar al baloncesto y comenzar a vivir este tipo de experiencias. Estuve en selecciones de Euskadi también y al fin y al cabo, le otorgas más valor con perspectiva. Sí que me gustaría destacar que en esa época tuve dos entrenadores increíbles que son los que me han marcado. Por un lado, Vicky Aguirretxu, que falleció en el 1992 cuando iba a hacer un relevo llevando la antorcha olímpica, y cuya desgracia nos marcó como grupo. Por otro lado, Pedro Lorenzo, que nos enseñó los valores del esfuerzo, de la disciplina, rigor, sacrificio… que nos han marcado definitivamente y que parece que ahora no están tan de moda.

La etapa senior abrió nuevas oportunidades…

Correcto. Yo no tuve hueco en el equipo de 1ªB del Kaixo, equivalente a la actual Liga Femenina 2, y me marché a jugar al equipo universitario, donde también había grandes jugadoras. El primer año también fuimos campeonas de España en el torneo que se disputó en Deusto, cuando la liga universitaria estaba más estructurada y organizada que ahora. Estuvimos con Alfredo Valladares primero y luego con Cristina Krug y fue una gran etapa también, fuimos campeonas de España en mi primer año y subcampeonas dos años más. En ese momento incluso se pagaba algo por jugar.

Tu carrera te llevó a Getxo después.

Tenía grandes amigas allí e hicimos un temporadón. La campaña resultó excepcional porque en la 1ª B fuimos capaces de quedarnos a un partido de la fase de ascenso a lo que hoy es la Liga Femenina.  Quedamos terceras y por entonces nos entrenaba Alfredo García y solía venir a entrenar con su hijo un tal Asier Zengotitabengoa con tan sólo 10 años que ya apuntaba maneras.

Y después se creó la Liga Femenina 2…

Sí y desapareció el Kaixo. Irlandesas, con Luis Ledesma al mando, aglutinó todas las grandes jugadoras en la segunda competición nacional. Volví a reencontrarme con jugadoras de mi generación del Kaixo, y también jugamos los cruces, cayendo en la eliminatoria ante Estudiantes, quedándonos a un partido de ascender a la Liga Femenina. Luis es todo un libro de experiencia incombustible que continúa entrenando…

Después te marchaste al Tabirako, a Liga Femenina 2 también. ¿Cómo fue la experiencia en Durango bajo la batuta de Unai Zamalloa?

Era curioso porque era la única “extranjera” del equipo, ya que todas eran de la zona de Durangaldea y yo de Bilbao.  El objetivo era la permanencia, ya que jugábamos con presupuestos muy superiores contra los que era muy difícil competir. Fue una gran experiencia, con gran trato de Unai y de las compañeras.

Has  pasado por muchos proyectos distintos…

Sí, al no tener un sentido de pertenencia absoluto hacia ningún club por la desaparición del Kaixo, me iba moviendo según la atracción del proyecto. Me salió la opción, ya algo más mayor, de marcharme a Ibiza a jugar a baloncesto a Primera Nacional con la idea de subir a Liga Femenina 2. Al cabo de dos meses me lesioné una hernia discal en la espalda me hizo parar y pasar por el quirófano; yo creía que ahí terminaba mi carrera como jugadora. No obstante, como la relación establecida iba más allá de lo puramente deportivo, ya que tenía en mente aspectos del desarrollo profesional, me quedé allí dos años ayudando al club en otras facetas. Es uno de los mejores sitios donde he estado, un gran lugar para vivir si la cabeza está encima de los hombros. Se llamó a muchas jugadoras de aquí y finalmente se logró ascender y volví a Bizkaia.

NAIA-IBIZA

El proyecto de Gernika llamó después a tu puerta.

Eso es, Mario López me llamó y en cuanto estuve bien de la espalda ayudé al equipo a crecer durante año y medio, prácticamente dos años. Aporté experiencia, que creo que era lo que podía hacer. A partir de ahí me enganché al proyecto, a Mario, y a toda la gente que rodea al Gernika…. No es algo que hayamos contado mucho, pero el proyecto de Gernika en Liga Femenina 2 surge en una servilleta de un bar… (risas). En una tarde de parejas, Mario con su mujer y yo con Javi, calculamos más o menos el importe de que Gernika tuviese un equipo de Liga Femenina 2, y ahí empezó algo de este gran proyecto y muchas veces con los grandes logros de este equipo nos solemos recordar Mario y yo dónde empezó todo. Ese año fui la ayudante de Mario en LF2. No hay que olvidarse nunca de dónde venimos.

NAIA-LF2

También has dirigido varios equipos como entrenadora…

Algunas cosas he hecho, sí. Empecé desde muy abajo, en distintos colegios, replicando un poco lo que yo había recibido. Si ahora me detengo a pensar cosas que hacía, me echaría las manos a la cabeza… (risas). Equivocándome, probando cosas… he pasado también por diferentes proyectos, en El Pilar, en Begoñazpi, en el Liceo Francés, Zornotza, también en Ibiza…

Y tuviste la oportunidad de dirigir una selección infantil, ¿no?

Eso es. Adrián Yáñez tenía el compromiso pero le salió la opción de irse a entrenar a Portugal y me llamó Jesús Ituiño a ver si quería y podía probar suerte. Dije que sí ,sin darme cuenta que hasta entonces nunca una entrenadora había sido seleccionadora de un equipo masculino. Yo no le di ninguna trascendencia, y tampoco evidentemente lo hicieron los jugadores ni el cuerpo técnico, pero resulta llamativo porque creo que no ha vuelto a suceder. No es habitual verlo y es una pena que no suceda con más naturalidad. La experiencia fue buena, porque además tuve a una gran generación. Jugadores que ahora están a gran nivel: Bingen Pérez, Miguel Ruiz, Iñigo Pedrosa, Unai Barandalla, Oier Ardanza, Borja Fernández, … Este último creo que va a llegar a un gran nivel, porque es humilde y trabajador. También coincidí con Aitor Etxeguren, que además anotó su primer triple con la selección y recuerdo su alegría…ahora ya ha debutado en ACB.

NAIA-SELECCION

Entrando ya en materia profesional…¿cuál crees que es tu mejor momento?

Creo que mi momento más potente llegó cuando tuve la opción de ir con la selección española femenina al Eurobasket de Italia en 2007 como jefa de prensa. Recuerdo que iba a empezar la pretemporada con Gernika cuando me llamaron para salir inmediatamente hacia Italia. Fui la primera jefa de prensa de la selección femenina. Compartí momentos con Amaya Valdemoro, Laia Palau, Elisa Aguilar, Marta Fernández, Nuria Martínez… y estuve 4 años más: en el preolímpico de 2008, el bronce en Letonia en 2009 y la plata en el Mundial 2010 en República Checa. Viví la llegada de la nueva generación comandada por Anna Cruz, Laura Nicholls, Alba Torrens, Tamara Abalde… Para mí eso fue un absoluto lujo, compartiendo el día a día con ellas y con los seleccionadores. Tengo un gran recuerdo también de Evaristo Pérez, del que me considero amiga. Y si me queda una espina clavada es no haber podido ir a los JJOO de Pekín.

Tampoco me querría olvidar de otro gran momento que fue llevar el departamento de prensa en la sede de Bilbao en la Copa del Mundo en 2014.

NAIA-ESPANA-2009

Comenzaste a dirigir asimismo la comunicación del Gernika…

Una vez que dejé de jugar, Mario me pidió que echase una mano cuando el equipo ascendió a Liga Femenina 2. Desde entonces, he tratado de llevar todas las cuestiones de prensa del club, atendiendo a los compañeros de los medios, al tanto de página web, eventos… Me siento una más del club y tengo una relación muy cercana, pero lo que sí tengo claro es que me gusta respetar el espacio de las jugadoras. Hay jugadoras a las que conozco mucho como Belén, Naiara, Itziar… pero creo que han de tener su espacio, desde mi experiencia de haber sido jugadora.

Y como hemos mencionado al principio de la entrevista, desde el 2011 al mando del departamento de prensa de la Federación Vizcaína también…

Eso es. Los fines de semana son frenéticos y complicados, y por ejemplo este pasado fin de semana he visto seis partidos de cuerpo presente y el del Gernika… Cuando la competición aprieta hay que estar ahí e informar y es importante también que se le de visibilidad a los momentos divertidos de la competición, como los cruces, las fases… Ahora hay herramientas para que los cadetes y los juniors puedan ver su propio seguimiento e información, algo que a mí en su día me hubiese gustado. Creo que tanto Germán Monge en la FVB como Koldo Mendia, presidente de la FViB, tienen muy claro que es una manera de hacer llegar la información a todos los estamentos, y yo estoy muy contenta y a gusto con ambos.

Ahora vives el basket también desde otra perspectiva.

Sí, la que me faltaba. La ‘peque’ se ha enganchado bastante al basket, sí. Creíamos que lo importante era que probase distintas disciplinas, lo ha hecho, pero hemos creado una escuela de basket en Lemoa y parece que le ha picado el gusanillo. Lo ha cogido con demasiadas ganas, demasiado pronto, pero veremos. Creo que voy a ser la peor madre en ese sentido… (risas). Ser madre, de alguna manera, me ha cambiado y creo que ahora soy más sensible en el trato con jugadoras y familias, aunque eso no sé si es bueno o malo (risas).

Iñigo Núñez