MENU
SELECCIONADORES-JUN-FEM

Los seleccionadores de Bizkaia Mini y Júnior valoran el Campeonato

Cuatro seleccionadores, los minis y júniors de Bizkaia, tras la participación en los Campeonatos de Euskadi y Navarra de la categoría, hacen balance y valoran estos meses de trabajo con el colofón de la competición.

Carlos Ballesteros (JR Masc): “Creo que el resultado hubiese estado más igualado sin nuestras bajas”

SELECCIONADORES-JUN-MASC

 ¿Cómo es el estilo de juego que pretendía hacer esta Bizkaia?

Dada la inferioridad física y las bajas en el juego interior pretendíamos jugar ágil y rápido, presionando las líneas de pase y aprovechar los buenos lanzadores exteriores.

¿Cómo era el bloque con el que partía el equipo?

Como he comentado, se trataba de un grupo con mayoría de jugadores de primer año y un bloque basado en el juego exterior.  El equipo tenía mucho talento para el juego, pero nos faltaba una pizca de dureza y solidez interior, carencia que se advirtió en la final ante un gran equipo.

¿Cuáles fueron las claves de la semifinal?

Sin lugar a dudas, el acierto exterior. Nos encontramos con una Navarra que nos puso las cosas muy difíciles y que nos sorprendió con jugadores interesantes. Tuvimos un gran acierto en los lanzamientos exteriores y supimos sobreponernos en los momentos difíciles aportando un plus en defensa para llevarnos en los últimos instantes el pase a la final.

¿Qué sensaciones te quedaron de la final?

Las sensaciones fueron buenas aunque quizás los gipuzkoanos se nos fueron relativamente pronto en el marcador, y ya era tarde cuando reaccionamos apretando atrás. Al final no pudimos con el dúo interior azpeitiarra que creo marcó la diferencia. Quizás, si no se hubiesen dado nuestras bajas interiores, el resultado habría sido diferente a lo que vimos y el asunto hubiese estado más igualado.

Nacho Gómez (JR Fem): “Es de admirar el trabajo que han realizado las chicas”

SELECCIONADORES-JUN-FEM

Nacho, segundo campeonato consecutivo…¿cuáles han sido las señas de identidad del conjunto de Bizkaia?

Eso es. La gran generación del 2002 era soportada por una muy consistente generación de 2001. Se trata de un grupo con mucha capacidad de aprendizaje. Han sabido correr y tener fluidez ofensiva a la para que respetar nuestras reglas para tener una defensa sólida.

¿Cómo era la selección?

Es de admirar el trabajo que han realizado, tras jugar dos partidos por fin de semana y viniendo a entrenar domingos por la tarde. Se trata de una generación, la de 2002, para mí brutal y soportada por una de 2001 con gran capacidad y que estoy convencido que dará que hablar.

¿Cómo fue la semifinal contra las anfitrionas?

A Navarra le marcó la lesión de la jugadora número 8, que nos estaba haciendo daño. Pasamos apuros en la primera mitad y llegamos al descanso dos puntos por debajo de la selección local. No obstante, en la segunda parte cambiamos el ritmo moviendo rápido el balón para encontrar tiros exteriores liberados.

Y en la final, Gipuzkoa…

Creo que fundamentalmente en la primera mitad, el favoritismo que se nos atribuyó nos pesó mucho y no pudimos tener ritmo de juego. Teníamos las piernas pesadas, y nos hicieron daño en situaciones de bloqueo directo. Llegó un momento en el que nos situamos siete puntos por debajo, y tuvimos que ponernos a trabajar para sacar adelante el choque. Empezamos a correr de nuevo y esa fue la clave.

Aimar Herrán (MINI Masc): “Nos quedamos con la sensación de no haber afrontado bien la semifinal”

SELECCIONADORES-MINI-MASC

¿Cómo era el bloque con el que partíais?

Nosotros, en comparación con los chicos de 2007 del año pasado, creíamos que se trataba de una generación con más altura y físico e incluso también con más talento en nuestros jugadores exteriores, sobre todo en los bases. Eso hizo que nos encontrásemos problemas contra Gipuzkoa que no nos esperábamos, e igual no estábamos preparados para situaciones complicadas que tuvimos que afrontar y que dábamos por hecho. Solamente uno había disputado el campeonato previamente y creo que los nervios nos jugaron una mala pasada.

¿Cuál era la idea de juego con el bloque?

Queríamos mantener la idea y el trabajo que habíamos realizado, que es el que creemos se adecúa al baloncesto en estas categorías. Jugar mucho desde el 1c1 exterior, con velocidad y rapidez, para encontrar pase exterior y lanzamiento de tres puntos con nuestro juego colectivo. En todo eso nos atascamos en el primer partido.

Gipuzkoa os superó en la semifinal…

Venían de tapados y demostraron ser los mejores. Ellos comenzaron muy fuerte, poniéndose rápidamente por delante. Después, en el segundo cuarto, logramos remontar y parecía que habíamos ganado  el partido. Gipuzkoa fue limando poco a poco la diferencia hasta volver a coger la delantera y nos quedamos con la sensación de no haber afrontado bien el duelo. Nervios, dudas, incapacidad ante parciales contrarios… todo eso también es el baloncesto de minibasket.

Y en el tercer y cuarto puesto no hubo color…

Ya sin nervios el equipo se comportó mucho mejor y el equipo pudo ejecutar bien. En el tercer cuarto el partido estaba cerrado ante Álava, y nos quedamos con la sensación de que nuestro nivel era más parejo, lógicamente, a Gipuzkoa, que salió campeón. Realmente creo que la semifinal se trató de la final anticipada.

Aritz Duro (MINI Fem):  “La clave de la final fue que no tuvimos nada de acierto exterior”

SELECCIONADORES-MINI-FEM

¿Cómo era el grupo con el que habéis trabajado?

Creo que, sin delimitarnos a nuestro equipo, se ha tratado de uno de los campeonatos más igualados que hemos visto sin ningún rival muy superior. Ninguna de nuestras jugadoras había disputado el torneo anteriormente y nosotros nos hemos ido moviendo para conformar una buena plantilla. Estamos satisfechos con el trabajo realizado, tanto por su parte como por la nuestra.

Además habéis trabajado con muchas jugadoras de diferentes procedencias…

En nuestro caso el club que más jugadoras tenía era Tabirako Baqué. El resto estaba distribuido entre clubes y colegios, con lo que la calidad no estaba condensada en un mismo lugar y creo que está bien que el trabajo de muchos lugares se vea reflejado con representación en el campeonato.

Victoria en la semifinal…

Eso es, vencimos por 15 puntos pero ciertamente no logramos romper el partido hasta el último período. Creo que la clave fue controlar las emociones y sobre todo saber gestionar la renta hasta el final. Teníamos ocho puntos de ventaja, una renta importante gracias a la que nos llevamos la victoria.

Y después, una final igualadísima que cayó del otro lado…

La primera mitad fue una absoluta montaña rusa. En cada cuarto la balanza se decantaba para el lado contrario al anterior y creo que no lográbamos equilibrar los quintetos porque ambas selecciones recibíamos parciales en contra. En la final no tuvimos nada de acierto exterior y eso nos perjudicó muchísimo, al final ellas nos endosaron un parcial y se pusieron por delante ocho puntos y se nos hizo muy cuesta arriba.

 Iñigo Núñez