MENU
BB-PALENCIA

El RETAbet, el GDKO y el Bidaideak sacan adelante sus compromisos

(FOTO: BB) Tres victorias y tres derrotas el balance de los equipos bizkainos en competiciones FEB este fin de semana. Ganó son claridad el RETabet al Palencia, dominando también lo hizo el GDKO Ibaizabal sobre el potente Ardoi y con solvencia el Bidaideak en Valladolid. El resto claudicaron de diferente manera pero con idéntico resultado, la derrota.

LOINTEK GERNIKA 70 – IDK GIPUZKOA 82

El Lointek Gernika dejó escapar la opción de ser tercero en la Liga Regular al caer en el derbi ante el IDK en un partido que las donostiarras controlaron desde el primer instante. Lideradas por Weaver, muy acertada desde el perímetro, las visitantes se fueron demasiado pronto 15 arriba. Cuando el equipo gernikarra se puso a trabajar atrás y en bloque ya quedaba poco para el final del choque, recortaron hasta el 65-68 pero entonces el IDK resolvió desde el tiro libre. El rival en los playoffs será el Valencia Basket, ahora la incógnita es saber si con el factor cancha a favor o en contra y eso se dirimirá en Zaragoza el próximo domingo.

RETABET BILBAO BASKET 88 – CHOCOLATES TRAPA PALENCIA 59

El RETAbet alarga su buena racha una jornada más y lo ha hecho ante uno de esos rivales que persiguen a los bilbaínos en la tabla, el Palencia, con el que pone tierra de por medio. Había que empezar conectados y así lo hicieron los de Álex Mumbrú que llevaron la iniciativa del choque y abrieron brecha ya para el segundo cuarto, 48-29. Con este triunfo y la derrota del Oviedo los bizkainos se quedan solos en el segundo puesto de la tabla.

GDKO IBAIZABAL 66 – ARDOI 47

El GDKO Ibaizabal se apuntó una victoria de entidad ante un equipo que está luchando por jugar la Fase de Ascenso a LF como lo es el Ardoi. Las navarras, que son terceras, claudicaron ante la solvencia de las de Josema Alcántara. Con todos sus efectivos afrontó el equipo bizkaino el duelo y eso se notó. Sólido atrás, en la primera mitad maniató a un ARdoi que perdía muy pronto a Cecilia Liñeira, dominó por dentro, pudo correr y controló en todo momento el choque ganando con suficiencia.

AZUQUECA 85 – ZORNOTZA ZT 78

El Zornotza volvió a ejercer de visitante y volvió a perder. No sabe lo que es ganar en tal condición en lo que va de 2019. Gran culpa la tienen los malos inicios, esta vez los de Mikel Garitaonandia se vieron pronto 21-8, tuvieron que remontar, lo hicieron se colocaron 45-53 en el tercer cuarto. Pero cuando todo parecía que el Zornotza podría romper el partido cambiaron las tornas y un parcial local de 23-6 y aunque Nimley tuvo en su mano la igualada con el triple que lanzó a 24 segundos del final con 81-78 en el marcador, el balón no entró y el triunfo se quedó en Guadalajara.

SANTURTZI 70 – TIZONA 96

El Santurtzi no fue capaz de mantener el gran nivel inicial ante el Tizona y acabó cediendo por un claro 70 a 96. Con 25-30 y exhibición de Javi Mazo (17 puntos en el primer cuarto) empezó el duelo ante el equipo burgalés que sumaba con mucha facilidad desde la línea de tres puntos. El cambio defensivo de los morados no terminó de funcionar, el nivel de acierto del Tizona fue brutal y el 9/13 en triples para el 44-64 descanso era un ejemplo. Trabajó el Santurtzi para recortar, consiguió contener a su rival pero no fue suficiente como para recortar y tener opciones de victoria.

FUNDACIÓN GRUPO NORTE 56 – BIDAIDEAK BILBAO BSR 69

Desde que en la jornada 3 de la Liga en su División de Honor, el  Bidaideak consiguiera su primera victoria, todos los encuentros desde entonces disputados los ha jalonado con éxito. En la tarde de hoy ha sido su víctima el Grupo Norte Valladolid que, sin embargo y  durante algo más de 20 minutos, hizo frente a la escuadra bizkaina que no pareció encontrarse de dulce durante esta parte del encuentro. Sólo en la última parte de la reanudación subieron de ritmo los de Txurdinaga, para llegar al minuto 30 con un 41 a 51 a su favor, que despejaba dudas sobre el sentido del marcador. Para entonces los bilbaínos ya se habían despertado del letargo inicial y en los primeros cinco minutos del parcial postrero, los bilbaínos desarbolaron al equipo castellano que, cargado de personales, no pudo hacer frente a su presión en defensa y a sus acercamientos en oleadas ante su cesta de los chicos de Esteban Núñez.