MENU
CUIDA-TU-CUERPO-ITZI

El ‘Cuida Tu Cuerpo, Cuida Tu mente’, desde dentro

El programa ‘Cuida tu cuerpo, cuida tu mente’ se encuentra ya en su fase de entrenamientos. Una vez a la semana, un grupo de mujeres en riesgo de exclusión social se reúne con el objetivo de fomentar el baloncesto y un modelo de vida saludable que tratan de inculcar las entrenadoras. Itziar Bueno y Sheila Lago son actualmente las responsables de los grupos y observan día a día la mejora de unas personas que llegaron a la cancha sin saber nada de baloncesto. La expresión de alegría al verlas meter una canasta reconforta. Es el sonido de una profunda satisfacción. Hablamos con Sheila e Itziar, las entrenadoras del proyecto impulsado por la Fundación Bizkaiabasket para conocer al Programa desde dentro.

¿Cómo empezaste en el programa?

I: Me comentó Iñaki para llevar un equipo de mujeres adultas. Acepté el reto porque me pareció muy original. Después me fui enterando mejor y ya entendí de qué iba con Cáritas de por medio. La verdad es que lo hice por probar, ya que no había tenido experiencias semejantes, después de llevar todo tipo de equipos a lo largo de mi vida.

S: El monitor que venia realizando la labor este año no podía continuar y la Federación contactó conmigo para saber si estaba interesada. Pues la verdad es que me hizo ilusión que me llamaran y sentía curiosidad. Así que acepté y no me arrepiento. Llevo unos 12 años como entrenadora y he entrenado equipos de todas las edades desde los mas pequeños en escuelas pasando por minis, infantiles, junior, senior… pero nunca había llevado un grupo de personas adultas sin experiencia y por ello me resultó un reto atractivo, aunque cierto es que no sabía lo que me iba a encontrar.

¿Qué te ha supuesto a nivel personal?

I: Es reconfortante. Ves cómo avanzan las personas no solo en el ámbito deportivo, sino también en el ámbito personal. Cómo evolucionan, se adaptan… es una gozada verlas crecer en ese sentido. A mí lo que me motiva es ver cómo logran progresar. Como muestra tengo una anécdota; un domingo que estaba tomando algo en Bilbao, me encontré con una jugadora que había llevado años atrás, y ella me presentó a su madre con un orgullo tremendo. Ahí saqué pecho ya que la ocasión lo merecía. Me quedo con ese tipo de cosas.

S: La verdad es que me divierto muchísimo y me lo paso muy bien. Por otro lado, es satisfactorio ver cómo cada semana se van a casa y a la siguiente se acuerdan de las cosas aprendidas.

¿Qué objetivos tiene el Programa?

S: Había leído en otras ocasiones sobre este Programa pero no sabía exactamente en qué consistía hasta que he empezado a tomar parte. El objetivo es que las mujeres participantes hagan algo de ejercicio y aprendan de la importancia de la actividad física en el día a día para llevar una vida saludable. Además, al tratarse de un deporte de equipo, entablan relaciones de amistad e incluso quedan fuera del programa para ir a pasear o compartir el tiempo libre.

CUIDA-TU-CUERPO-2

¿En qué fase del Programa os encontráis ahora mismo?

S: Pues el primer día tuvimos una charla muy amena sobre alimentación y hábitos saludables en la que participaron todas y sirvió como primera toma de contacto. Ahora estamos en la fase de entrenamientos, en la que entrenamos un día a la semana durante hora y media. Hay 3 grupos, y en la última sesión se juega un partido para disfrutar y demostrar lo aprendido en los entrenamientos.

I: ¡Las chicas me han llegado a pedir que hubiese entrenamientos todos los días!

¿Cuáles son las principales dificultades que te has encontrado en los entrenamientos?

I: A nivel deportivo hay problemas de todos los tipos, como en cualquier otro equipo. No obstante, creo que la principal dificultad es que se acostumbren al contacto y a asumir que el golpe no ha sido a propósito. Cuesta tiempo llegar a ese punto pero es importante hacerlo. Al final acaban jugando a baloncesto, a su nivel, pero lo hacen.

Puede generar un problema de comprensión también el tema de los diferentes idiomas en los que desarrollan sus vidas estas personas. Pero afortunadamente me apaño bien en francés e inglés para que me entiendan…

S: Pues las dificultades propias de un grupo de personas que nunca ha practicado el basket, apenas saben botar o tirar, cómo colocarse a defender, cómo pasar… pero poco a poco van aprendiendo y se nota mucho la mejoría de unas sesiones a otras.

¿Te has planteado si continuarás realizando esta labor?

I: Llevo ya con ellas mucho tiempo y es una gozada. Son muy buena gente. ¡Mejores que los jugadores! (risas). Por supuesto que voy a seguir.

S: Estoy muy contenta con el Programa, si mi vida laboral me lo permite, no me importaría continuar en próximas ediciones si la Federación así lo quiere.

¿Vislumbras un buen futuro al programa? ¿Cuáles son las principales utilidades que le ves?

I: Sí. Para ellas, poder destacar en algo es fundamental. Incluso se puede advertir en la recompensa emocional que supone para el grupo meter una canasta. Se animan, aplauden… La mejora, el mantenerse en forma… es algo que les atrae, y de hecho ellas ven la utilidad y reclaman más entrenamientos.

S: En mi opinión, es una experiencia del todo positiva, tanto para nosotras como para ellas. Hacen amistades, se lo pasan bien y aprenden haciendo deporte. Prácticamente son todas madres o futuras madres, así que lo que hablamos y hacemos en las sesiones sobre la importancia del ejercicio y una dieta saludable luego lo aplican en casa. Ese plus hace que los beneficios del Programa lleguen a mucha más gente.  Creo que el Programa tiene futuro y que es algo muy bonito que se tendría que potenciar.

Iñigo Núñez