MENU
jesus-ituino-2

Jesús Ituiño: “El objetivo de la Tecnificación es que los clubes tomen nota de ello y que algún día nos sustituyan”

A colación del inicio del Programa de Tecnificación que organiza la Federación Bizkaina de Baloncesto el pasado domingo, hablamos con Jesús Ituiño, director técnico de la Federación, que nos expone los objetivos y los métodos que se van a intentar llevar a cabo en dichos entrenamientos. Además, el director comenta también los resultados de las selecciones bizkainas que han disputado sus compromisos hasta la fecha y las expectativas sobre las que aún no han competido en los campeonatos autonómicos.

El pasado domingo dio comienzo el Programa de Tecnificación de la presente temporada. ¿Cuál es la función de estos entrenamientos?

Lo que buscamos es trabajar con un grupo con proyección de cara al futuro, aunque no hayan pertenecido a las selecciones. Esperamos resultados en 3-4 años, no a corto plazo. Antes, la Tecnificación se concebía como un entrenamiento más de la selección, concepto con el que hemos roto  desde hace ya 3 años.

VAMOS A CENTRARNOS EN INFANTILES Y CADETES DE PRIMER AÑO”

¿Sobre qué categorías se va a centrar más la tecnificación?

Este año hemos acotado la edad y hemos densificado la participación de jugadores infantiles y en su primer año de cadete. Queremos centrarnos en esas edades donde aún observamos la posibilidad de  realizar un gran progreso. Tendremos un grupo formado por alrededor de 80 personas, que constituirá un bloque estable pero no inmóvil. Jugadores y entrenadores muestran mucho interés pero no podemos ofrecer todas las plazas que nos gustaría.

¿Cómo serán las sesiones? ¿Hay diferencias respecto a otros años?

Ya sabemos que no hay mucho tiempo. Disponemos de 17 sesiones, dos de las cuales están reservadas para procesos de toma de datos para observar el desarrollo físico de los participantes.

Este año diferenciaremos ostensiblemente entrenamientos de infantiles y cadetes. Mientras los infantiles trabajarán más en 1×0, 1x1… Con los cadetes buscaremos situaciones en las que fomentar su toma de decisiones desde el 2×2, 3×3, situaciones con ventaja, lecturas de espacios…

¿Existe alguna novedad relevante en cuanto a los contenidos de los entrenamientos?

Principalmente, una confirmada. Nos aprovecharemos de tener a Eneko Izkara para que ilustre a los jugadores con una charla sobre la alimentación e higiene. Además, intentaremos que asista algún jugador profesional, de forma que sea atractivo para todo el mundo.

 Parece que ha habido ciertos cambios en los entrenadores…

Sí, hemos intentado implicar entrenadores jóvenes, ayudantes en selecciones y demás en la dinámica de tecnificación. Tratamos de encontrar una mezcla compensada entre experiencia y savia nueva que forme un grupo que pueda asistir regularmente. Desgraciadamente, no podemos contar con los entrenadores de más experiencia ya que desarrollan sus labores en equipos que les demandan mucho tiempo. Nosotros hemos realizado un programa que los entrenadores deben cumplir.

¿Cuáles serían los objetivos primordiales del programa?

En cuanto a los jugadores, registrar un seguimiento y controlar el progreso de jugadores con futuro.

En el plano general, lo que intentamos principalmente es que los clubes se motiven a realizar dichas tecnificaciones para suplir lo que hacemos. Nuestra labor es completar ese vacío que existe en muchos clubes en los que no se hace tecnificación.

“ESTAMOS CONTENTOS Y SATISFECHOS POR LOS RESULTADOS EN CADETE E INFANTIL”

¿Cómo valora la participación de Bizkaia en cadete e infantil?

La verdad es que muy positivamente, aunque me quedó la espina de la cadete femenina. Julen Berrocal y su equipo habían realizado un trabajo excepcional en el CPT y estaban muy motivados. Sin embargo, cayeron en semifinales de una manera inesperada. Fue una pena porque habían entrenado muy bien.

En cuanto a los otros tres conjuntos, estamos muy contentos. Sobre todo con el cadete masculino, que no partía como favorito y se trajo la copa con dos encuentros sensacionales.

¿Y qué expectativas hay para los juveniles?

Es una categoría que no se nos da especialmente bien a pesar de que ganáramos el año pasado. Siempre nos cuesta mucho porque nuestros jugadores destacados no tienen la posibilidad de reforzar equipos de un nivel superior como LEBs, EBAs… Y nos falta ese punch competitivo. Queremos, como siempre, que se compita y que se dé una buena imagen.

¿Y los minis?

Tenemos experiencia en esa categoría ya que se nos suele dar muy bien, porque creo que nuestro sistema de competición nos beneficia con respecto al alavés o el gipuzkoano. Tenemos una generación parecida a otros años así que confiamos en que vaya bien y en hacer un buen papel.