MENU
Dosa-salesianos

Toca hablar de Dosa Salesianos…

Llama la atención la cantidad de niños pequeños que, al traspasar la entrada del colegio Dosa Salesianos de Barakaldo, parecen jugadores de baloncesto. Y así es. Hacia sus entrenamientos se dirigen. Un hecho imposible de ver hace no tanto tiempo. ¿Los responsables? Varios, pero tres de ellos ineludibles. Los protagonistas son Joel Mieza, Ivan Gil e Iker Martínez, tres entrenadores de nivel superior que desarrollan sus entrenamientos en el ya clásico pabellón de Barakaldo. ¿Sus objetivos? Revitalizar el basket en Barakaldo y, cómo no, de su adorado Dosa Salesianos. Pocos años en los banquillos compensados con un bagaje considerable del que pocos pueden presumir a su edad.

Lo primero sobre lo que me gustaría interrogaros es ese acuerdo firmado al final de la pasada temporada con el Ausarta Barakaldo…

JM: Se trata de una colaboración para iniciar un proyecto ilusionante de baloncesto en el municipio de Barakaldo. Realmente, no hay manera de denominar el baloncesto de Barakaldo sin utilizar la palabra “drama”. En estos momentos, en el pueblo ni destacamos por el baloncesto de formación ni por el de alto nivel, y ese es el motivo por el que dos clubes con ambición y ganas se han unido para aportar nuestro grano de arena desde los colegios…

IG: Por un lado, el proyecto ofrece la alternativa de formarse en Dosa, llegando, ojalá, a disponer de la oportunidad de disputar una competición de alto nivel como son las que disputa en la actualidad el Barakaldo E.S.T de Alberto Cea.

Y…¿cómo pensáis meteros en los colegios?

IM: En este caso, trataremos de ofertar la alternativa en forma de extraescolar de baloncesto en colegios donde aún no disponen de esa opción.

¿Cuál ha sido la respuesta de esos centros?

IM: De momento hemos conseguido integrar la actividad en dos centros diferentes. Estamos empezando, pero vamos a intentarlo todo para sacar fruto y hacer más grande la oferta baloncestística.

Está bien… Los 3 sois entrenadores superiores de baloncesto. Sin embargo, ¿aún reside en vosotros esa ilusión y ganas de aprender del primer día?

JM: En mi  opinión, formarse es una obligación. Que no se pierda el hambre en términos formativos desembocará en que podamos alimentar las necesidades de un mayor número de jugadores.

IG: Sin duda, estoy de acuerdo con Joel. La exigencia es incesante. Además, la evolución constante del juego obligan al entrenador a adaptarse continuamente para poder mejorar.

IM: Además, creo que no debemos cerrarnos. Si intercambiamos experiencias, prestamos atención a los entrenamientos de otros entrenadores…podemos llegar a conclusiones que nos hagan ser mejores.

Este año dos de vuestros equipos federados compiten en especial, otro en primera… Es indudable que el nivel ha subido. ¿Os sentís orgullosos de esa evidente mejora de la calidad de jugadores y entrenadores en el club de la que sois responsables?

JM: Tenemos que tener en cuenta que Dosa se trataba simplemente de un colegio que ofrecía el baloncesto como actividad extraescolar. Ahora vemos como el proyecto echa andar con fuerza…produce un orgullo tremendo.

IG: Yo soy un poco más escéptico. Creo que es pronto para valorar el crecimiento del club. Pero creo que tenemos una gran ventaja, que los jóvenes muestran interés por aprender y están absolutamente implicados.

IM: Yo estoy muy orgulloso. Cuando yo  jugaba había 2 equipos, ahora superamos la docena… Eso lo revela todo. A ello hay que sumarle el gran ambiente que hay entre todos, que siempre suma.

Esta temporada Ivan llevará el juvenil femenino especial y el mini femenino, Iker el juvenil especial masculino y el mini masculino y Joel coordinará y dirigirá al cadete de primera femenino. ¿Cuáles son vuestros objetivos en esta recién estrenada 17/18?

IG: No nos hemos marcado objetivos clasificatorios con las juniors. Mi cometido será que se diviertan y continúen mejorando. ¿Las minis? Engancharlas, que pillen baloncesto. Que se acerquen a Dosa a ver otros partidos, conseguir su motivación.

IM: Similar a Ivan. No nos hemos marcado objetivos en el junior pero queremos competir al 100% cada entrenamiento para mejorar individual y colectivamente. A los minis sólo quiero meterles el basket en vena, motivarles y engancharles.

JM: Apostar por la mejora individual. Después veremos si la competición nos lleva hacia aspiraciones o si no lo hace.

En vuestras cortas trayectorias podéis presumir ya de suculentas ofertas, puestos en selecciones, paso por diferentes clubes, asistencia en diversos niveles… ¿os marcáis un techo con vistas al futuro?

JM: Siempre mejorar. Pero, especificando, no te puedo negar que me encantaría algún día estar preparado para coger las riendas de un nivel como primera nacional, en este caso, femenina.

IG: No tengo objetivos claros, pero sí te puedo decir que me gustaría transitar siempre entre retos constantes que te hagan mejorar. Me encantan los retos.

IM: Mi vida, desgraciada o afortunadamente, es lo que he estudiado. Claro que me gustaría algún día entrenar a un alto nivel, pero es secundario…

Nos hemos saltado antes, al hilo del baloncesto de Barakaldo, la pregunta sobre las relaciones con otros clubes en el municipio.

IM: Personalmente, yo no me muevo por clubes, sino por personas. Por lo tanto, siempre van a existir discrepancias y, asimismo, grandes relaciones. He estado en los tres clubes y en todos he tenido buenos momentos.

IG: Notamos que las relaciones han mejorado por la revitalización de la gente, añadido a la suma de calidad y de visibilidad de nuestro trabajo.

JM: Honestamente, yo creo que las relaciones han mejorado notablemente desde hace un tiempo y creo que se debe, básicamente, al relevo generacional.

Todos habéis sido jugadores y, a posteriori, entrenadores. Si tuvierais que elegir…

TODOS: Nos llena más entrenar. Observar el progreso de los niños en formación vale mucho y por eso no tenemos ninguna duda…

IM: Aunque lo que no sabéis es que yo algún día volveré a jugar….

(Sorpresa)

IG: ¿Dónde?¿Dónde? Anúncialo ya, ¡por favor!

(Risas)

dosa-salesianos-verti

¿De qué entrenadores habéis aprendido los que más o en quién os habéis fijado’

IG e IM: De Joel Mieza, jajajaja

(Risas)

IM: Seriamente, en términos de relaciones, he aprendido mucho de Ivan y de Joel, así como de otros entrenadores con los que mantenemos interminables charlas de baloncesto como Alberto Cea, Aritz Duro…

IG: No podría decir nombres para no olvidar a nadie. Muchas influencias de entrenadores en Vizcaya, tecnificación…

JM: Parecido a Iker. Entrenadores del entorno… y sobre todo recordar a Unai López, que fue el que me empujó a empezar a entrenar.

¿Cómo es un entrenamiento con Iker Martínez?

IM: Me gusta pararlo poco, acciones continuas… y siempre intento sacar el máximo de cada uno en cada preciso momento. Me gusta competir. Decir mucho más sería engañarme a mi mismo.

¿Y con Ivan Gil?

IG: Me gusta mucho la técnica individual. Ir avanzando desde situaciones generales hasta las más específicas… 3×3, 4x4… Forzar lecturas continuas que obliguen a mejorar la toma de decisiones y la mejora individual.

Y por último, ¿con Joel Mieza?

JM: Soy muy detallista y minucioso, debería hablar menos… (risas). Apuesto mucho por la técnica individual, así como la interpretación y lectura de la ocupación de espacios. Trato de buscar ejercicios dinámicos.

¿Cómo veis el basket vizcaíno?

JM: Creo que existe un problema de concepción social. Se considera el baloncesto un servicio y no un compromiso. Es decir, no se ve como un apartado que requiera esfuerzo, sino como un mero entrenamiento. También son importantes las dificultades de los clubes para desarrollarse… Y algunos entrenadores, como bien dijo Alberto en la anterior entrevista, no ayudan poniendo siempre el apartado económico por encima de todo lo demás…

IM: En crisis. No conozco en exceso el exterior, pero nuestros clubes se hallan en interminables problemas de disponibilidad. Desde mi humilde opinión, y si se me permite, también considero que habrían de revisarse o modificarse diversos modelos de competición, para que se jugara más por ejemplo…

IG: Los clubes están muy saturados. Además, los jóvenes cada vez disponen de menos tiempo y eso reduce proporcionalmente las horas invertidas en actividades deportivas. Es una pena.

Chicos, ha sido un placer, que tengáis suerte. Muchas gracias por atendernos.

TODOS: Muchas gracias a ti, faltaría más.