MENU
BSR-ILUNION

Lointek y Bidaideak acosan a los líderes pero se quedan sin premio

Buenos resultados para los nuestros en la última jornada. Descansando el Bilbao Basket, victorias como visitantes del Zornotza y el GDKO Ibaizabal e importante triunfo del Santurtzi sobre el Easo ya en tierras bizkainas. Derrotados salieron Lointek y Bidaideak ante los líderes invictos, a los que acosaron y pusieron contra las cuerdas hasta el último minuto. No pudo ser pero ambos demostraron su capacidad para aspirar a todo.

GIRONA 59 – LOINTEK GERNIKA BIZKAIA 55

El Lointek Gernika Bizkaia rozó la proeza en su asalto al liderato a domicilio ante el gran Spar Girona pero las gernikarras cedieron. Lo hicieron tras un magistral primer cuarto que les valió un 10-20 que no pudieron mantener porque se erró en ataque, las catalanas  se apoyaron en una Ibekwe, renacida en el tercer cuarto para sacar adelante la contienda. Un triple de Díez a 2 minutos del final subía el 57-55 al marcador y ponía contra las cuerdas al líder, pero las de Mario López perdieron un par de balones que las dejó sin opción a más que dar un buen susto al Girona.

AQUIMISA 81 – ZORNOTZA 92

El Zornotza visitaba al colista y estaba obligado a ganar si no quería descolgarse del grupo de cabeza. Cumplieron los de Mikel Garitaonandia porque estuvieron certeros en ataque viendo que las tareas defensivas no son lo suyo (segunda peor de la competición por delante tan sólo de su rival de esta jornada). El partido estuvo equilibrado hasta el último cuarto cuando los verdes encontraron el equilibrio en el juego, demostrando superioridad por dentro y finiquitando Rasmussen y Salazar con dos triples.

ENSINO 62 – GDKO IBAIZABAL 80

El conjunto galdakaoztarra empieza a coger velocidad de crucero. Tercera victoia de la temporada, segunda consecutiva y lo logra ante el Durán Maquinaria Ensino, el equipo lucense que siempre es un rival para estar en la lucha por acceder a la Fase de Ascenso. El gran inicio de las bizkainas fue clave en el desarrollo del choque. El 4-12 con Araia Peña muy certera era el anticipo porque todo el equipo sumaba para el 11-21 del final del primer cuarto. Tres triples de la local Asensio volteraron el marcador y parecía echar por tierra la buena labor inicial. La tiradora y metedora alero gallega (18 puntos al descanso) se bastaba para contrarrestar el gran trabajo bizkaino. Al descanso, 36-34.

En la reanudación Peña volvió a enseñarle el camino a las suyas pero el partido seguía equilibrado (48-48, min. 26). Aponte cogía el relevo de la escolta gernikarra pero Asensio no se resignaba a la derrota. Al final, el GDKO sumó más piezas, Ade estuvo certera y la diferencia se disparó porque el Ensino no sumó en los últimos 5 minutos.

SANTURTZI 52 – EASO LOQUILLO 42

Extraño resultado el que se extrajo del encuentro de EBA entre dos equipos que tradicionalmente han estado arriba en este grupo. Lo que llama la atención no es la victoria santurtziarra sino el bajo tanteo, más de un Easo que habitualmente apuesta por el juego ofensivo y alegre. No ha sido el caso de este pasado sábado. Desde el inicio ambos equipos encontraron dificultades de cara al aro, el partido era un tanto trabajo y las diferencias no llegaron hasta el tercer cuarto cuando el parcial de 18-10 sirvió a los morados para abrir una brecha de 6 puntos que en una jornada como la del sábado resultó ser todo un mundo para los donostiarras.

BIDAIDEAK BILBAO BSR 72 – CD.ILUNION 77

El todopoderoso CD Ilunion visitó Txurdinaga y a punto estuvo de llevarse un susto que hace tiempo que no se lleva. La derrota. Los de Domingo Gil. El choque estuvo equilibrado hasta el descanso cuando los madrileños cogieron un colchón a base de ser certeros desde la línea de tiros libres (48-57, min. 30). Aún estiró más la renta el Ilunion (51-65) pero cuando parecía que todo estaba resuelto Avendaño y Mouriz sentaron las bases de un parcial de 11-0 que a 3 minutos del final daban ‘chance’ al Bidaideak. El visitante Zarzuela clamó los ánimos en la pintura y los intentos bilbaínos por dar la campanada fueron vanos. Eso sí, las sensaciones fueron magníficas y una derrota de las que no duelen.