MENU
  • BB-ANDORRA-6
  • BB-ANDORRA-5
  • BB-ANDORRA-4
  • BB-ANDORRA-3
  • BB-ANDORRA-2
  • BB-ANDORRA-1

Los equipos masculinos alegran la jornada

(FOTOS: Dani Álvarez)

Habitualmente los  equipos femeninos en competiciones FEB han sido los portadores de las buenas  noticias pero este fin de semana han sido los equipos masculinos los que han dado las alegrías a sus aficiones.

DOMINION BILBAO BASKET 83 – MORABANC ANDORRA 72

El Bilbao Basket retomó la  competición liguera con una victoria importante si se quiere mirar  a  partir de ahora hacia  los play-offs. El choque comenzaba igualado hasta  que el acierto de los hombres de negro en los triples abría brecha (24-17). Andorra  contaba con una  Shermadini excelso y él tiro de los suyos para ponerse incluso por delante en el luminosos aunque al descanso el 41-38 era  favorable a  los bizkainos. Con una defensa aún mejor ajustada y un trpile de Bertans se retomó un partido que ya controlaría el Bilbao Basket, aunque, eso sí, sin posibilidad ni margen a  la relajación porque los andorranos estuvieron al  acecho hasta el pitido final.

UNI FERROL 71 – GERNIKA BIZKAIA 58

El conjunto gernikarra parece que se descuelga de la lucha por jugar los play-offs, especialmente tras la derrota de este fin de semana en tierras gallegas. Empezaron bien las de la villa foral encontrando equilibrio  en el juego y a una Gisela Vega  que resolvía bajo aros. Pero faltó acompañamiento en ataque, el trabajo defensivo de Ferrol fue ahogando a las bizkainas que con fatales porcentajes de tiro exterior (1/13 en triples) no pudieron abrir brecha. Se llegó a un final igualado, empate a 44 a 11 minutos del final. Pop y Vega siguieron plantando batalla hasta el 55-53 a los 35 minutos de juego pero dos triples locales decidieron la contienda. El MVP de la jornada para la pívot argentina no es consuelo para el Gernika Bizkaia.

FUNDACIÓN LUCENTUM 71 – AMETX ZORNOTZA 76

El Ametx Xornotza necesitaba ganar para seguir manteniendo su opciones de alcanzar los play-offs y lo ha  conseguido en una cancha y ante un rival nada cómodos como lo son  el Pabellón Pedro Ferrándiz y el Lucentum. Los zornotzarras consiguieron estar centrados los 40 minutos, no verse por debajo en el marcador en los primeros compases y en consecuencia no tener que remar contracorriente. Contar nuevamente con Wolf obviamente ayudó. El equilibrio fue la nota dominante del choque y en los momentos decisivos las acciones de Arruti y un tiro abierto de Nkaloulou fueron claves en la victoria zornotzarra.

AL-QÁZERES  84 – GDKO IBAIZABAL 64

El GDKO afrontaba la salida más complicada del año, visitar al líder Al-Qazeres y no pudo traerse nada positivo de tierras extremeñas. Las locales e hicieron fuertes en la pintura pero también contaron con gran acierto exterior (10/20 en triples) y así abrieron brecha y convirtieron en infructuosos los acercamientos de las de Estitxu Ibarretxe.

SANTURTZI 80 – ESTELA 70

Magnífica jornada para los morados que ganaron a un rival directo en la lucha por acceder a los puestos de play-off, ganaron también el average particular con éstos y la victoria del Ardoi sobre el Piélagos convierte el co-liderato cántabro en un cuarteto de cabeza igualado con un balance de 13 victorias y 4 derrotas. El choque también fue inmejorable. Los de Imanol Adán salieron con las ideas muy claras en ataque pero el balón no quería entrar, hasta  que un parcial de 8-0 permitía el 22-15 al final del primer acto. Serios  en defensa, sin concesiones de ningún tipo, el  Santurtzi  cerraba su  aro  y en ataque iba sumando sin pausa desde diferentes posiciones. el 34-22 era la máxima renta que recortarían lso santanderinos tras técnica a joseba Iglesias. Las buenas lecturas fueron una constante como la capacidad de resolución de Torres bajo aros. Al  descanso, 48-34.

En la reanudación, el Estela avisa de porque estaba en lo alto de la tabla. Parcial de 0-9, Adán para el partido. Riley Stockton era la principal referencia de los suyos y el encargado de que los morados mantuvieran la tensión. El 66-61 a los 36 minutos de juego deparaba una incertidumbre que sólo resolverían los marineros desde la línea de tiros libres en el último minuto.